En mi periplo por este proceso tengo que señalar dos tiempos fundamentales, el primero desde que aparecen las molestias después ya dolores muy agudos, los años que deambulé por todo tipo de especialistas, en torno a siete años, y el segundo cuando ya fui diagnosticada de la cistitis intersticial.

 

En el primero hubo muchos diagnósticos, (vulvodinia, quistes en los ovarios, etc.) pero como con ningún tratamiento mejoró, había que seguir buscando  siempre pensando que me iba a curar.

El segundo, ya diagnosticada, lo que más me costó fue aceptar que no tenía solución y que me tenía que acostumbrar y adaptar mi cuerpo y mi MENTE a la realidad.

Tuve varios tratamientos paliativos, en el que noté alguna mejoría fue las últimas instilaciones de Ialuril pero que debido a los recortes se han cancelado. En todo este tiempo he escuchado y sentido mi cuerpo, ver lo que no me sentaba bien etc.

 

Puedo decir que mi enfermedad sigue ahí, mi capacidad de vejiga es mínima, con todo lo que conlleva esta incapacidad, pero el cambio de actitud, la positividad,  el disfrutar de los momentos buenos, la relajación (fundamental) la comprensión de mi familia y que he decido jubilarme anticipadamente. Soy otra persona…….

Vivo el día a día, disfruto de casi todo y lo más importante, creo que en un futuro no muy lejano esto tendrá cura.